Una maravilla llamada “Cuando fuimos dos”

22 mar, 13 - 31 mar, 13 » Jueves, Viernes, Sábado
De 22:30 a 00:00
0

¡Hola, hola doigner@s!

El mundo de la danza me ha tenido tan absorbido últimamente que al empezar a creer que era una cisne cual Natalie Portman me volví a adentrar en el fantástico e hipnótico mundo del teatro. Lamento haber dejado al teatro, ese amante con el que tengo una tormentosa relación, tan descuidado.

Gracias a esta reconciliación con el escenario he podido encontrar una joya. Un diamante que ha vuelto más grande y pulido que cuando se estrenó, ya dejando las bocas abiertas, en la Sala Triángulo el pasado febrero del 2012. Un diamante llamado “Cuando fuimos dos”.

La preciosa sala teatral “EL SOL DE YORK” situada en la céntrica zona de Quevedo/Chamberí alberga una historia de desamor que se centra en el cómo y el por qué se ha llegado a la ruptura de una pareja (César y Eloy) tras haberse querido tanto. Una ruptura que solamente es contemplada, además de por ellos, por unas cajas de mudanza llenas de recuerdos. La simple escenografía no hace sino dar más presencia e importancia a un texto que hablando de hechos cotidianos que se pueden reconocer en cualquier pareja o relación cercana, refleja una sensibilidad y una elegancia que pocos textos modernos pueden presumir de tener. Esto se debe a la afilada pluma del dramaturgo y novelista Fernando J. López que dirigió la obra en su andadura por la Sala Triángulo y que ahora ha pasado el testigo a Quino Falero quien dirige con soberbia a Felipe Andrés y David Tortosa.

La producción renovada por la compañía CríaCuervos cuenta con la interpretación de Felipe Andrés que retoma su papel de Eloy un año después con más madurez, tranquilidad y elegancia. Muestra una perfecta encarnación del personaje del atormentado y maniático escritor que ve como se aleja su amor tras la publicación de su segunda novela titulada “Cuando fuimos dos”.

El actor David Tortosa

La soberbia interpretación de David Tortosa, tras su paso por el musical ”Más de 100 mentiras”, bien sería merecedora de cualquier premio actoral. Sin ser un desconocido para mí pues ya había podido contemplar su talento en el exitoso y galardonado “Tick,Tick,BOOM!” , no puedo sino mencionar la generosidad con la que Tortosa hace gala de un don innato que conlleva su intuición para el drama.

Los celos, la rutina e incluso como las nuevas tecnologías pueden separar a una pareja cuando fueron inventadas para acercar persona son los componentes de este maravilloso cocktail escénico.

Podéis disfrutarlo por tiempo limitado. Solo hasta el 13 de abril en la sala “El Sol de York”, metro Quevedo a las 22:30h de la noche.

No os lo penséis más doigner@s y atentos a las ofertas que la sala dispone para que nadie se pierda esta pieza indispensable.

Yo no me la pierdo, ¿nos vemos allí?

Besos Santos

Deja tu comentario

Archivos