Los bosques de luz y las ausencias

7 feb, 13 - 28 abr, 13 » Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábado, Domingo
De 11:00 a 20:00
0

Los paisajes en soledad y los cuadros en los que los planos secundarios pasan a ser los protagonistas. De estas dos premisas parte el fotógrafo y ganador del Premio Nacional de Fotografía de 2010 José Manuel Ballester para presentar sus Bosques de Luz en el espacio de Promoción del Arte de la Tabacalera de Madrid.

Los pasillos sinuosos y de aspecto polvoriento de este histórico centro en el barrio de Embajadores recogen en cada recoveco las imágenes silenciosas de Ballester.

A simple vista hay una explícita dicotomía entre la luz y el espacio o más claro, entre la noche y el día, por lo que el factor tiempo también entra en escena. Los edificios que fotografía, pero casi pinta, emergen de las ciudades como árboles milenarios de grandes proporciones.

Las fábricas y centrales, mi parte favorita, se abstraen de su verdadera naturaleza de monstruos metálicos y se convierten en figuras cuasi orgánicas. Las tuberías son serpientes vivas que respiran para el que las contempla.

Los paisajes naturales, que se mueven entre China y Brasil, parecen de otro planeta y descubren colores artificiales: del amarillo intenso de un campo de cereales a las diferentes tonalidades de negro del agua y la selva.

En cuanto a sus Espacios Ocultos, el fotógrafo se aproxima a obras clásicas de la pintura universal. Toma prestados cuadros de la pintura italiana del Renacimiento, de Leonardo Da Vinci, Fra Angelico o de Boticelli y elabora una cuidada relectura de ellos.

Al entrar en el patio central nos recibe La Última Cena de Da Vinci, en su tamaño original (es decir, casi ocho metros de lienzo), pero algo capta nuestra atención. Parece que todos se han ido antes de que llegáramos.

Ballester ha transformado los cuadros en fotografías pero se ha olvidado de incluir a toda la gente que en ellos había. La larga mesa de la cena permanece con sus panecillos y sus platos pero sin nadie que los use. Se trata de una presencia ausente.

Esta forma de proceder se repite en otras obras, como la Anunciación de Fra Angelico, en la que no hay ni rastro de Adán y Eva, del Ángel, de la Virgen ni del Espíritu Santo.

La exposición podrá ser visitada hasta el 28 de abril. Desde Doingmadrid os recomendamos que os sumerjáis en las soledades de Ballester siempre y cuando no vayáis los lunes pues ni los personajes de sus fotografías ni los trabajadores de la Tabacalera os abrirán la puerta.

‘BOSQUES DE LUZ’

Lugar: Espacio de Promoción del Arte de la Tabacalera (Embajadores)

Fechas: Desde el 7 de febrero hasta el 28 de abril (de martes a domingo)*

Entrada: Gratuita

*Horario: Abierto al público de martes a viernes: de 12h00 a 20h00. Sábados, domingos y festivos: de 11h00 a 20h00. Lunes cerrado.

 

Deja tu comentario

Archivos