Los Arctic Monkeys se fueron ayer y ya quiero que vuelvan

27 ene, 11 » Viernes
De 22:00 a 23:35
0

Si doingneros, los Arctic Monkeys triunfaron ayer en Madrid y allí estuvimos para verlo. Mi problema fue que tuve un fallo técnico… Lucyinthesky, en un momento de habilidad, se olvido de hacer fotos. ¿Por qué? Porque estaba metiendo botes como una enloquecida mientras gritaba cual fanática. La posición en la pista tampoco era la indicada, estaba en medio y un poco lejos del escenario por lo que las imágenes tampoco hubieran merecido la pena. Aún así y como prueba, mi entrada, una de las que guardare para la posteridad. ¿Queréis saber cómo se vivió el concierto?

Dentro de lo standard duró una hora y algo, pero la verdad es que fue todo muy rápido, a lo mejor eran las mismas ganas las que hicieron que el tiempo volara. Vestido con una chaqueta de cuero y con su pelo engominado Alex Turner casi ni se presentó ni saludo, toda la acción comenzó con los primeros acordes de Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair , una canción que, como no cantar en España, cuando en su letra te manda a bailar la Macarena en la guarida del diablo.

Este tema había pasado bastante desapercibido para mí en el disco, pero en directo cobra una fuerza espectacular que hizo animarse, todavía más, a un auditorio que ya estaba pidiendo guerra. Durante esta primera canción hubo algunos pequeños problemas con el micro de Alex, pero fueron rápidamente solucionados. Todo ello entre un humo y una iluminación bastante sencilla pero que dio un gran resultado creando ambiente durante toda la actuación.

Después vino la locura con Teddy Picker una de las grandes conocidas por todos los que estábamos allí. Perteneciente a su segundo álbum tiene un ritmo intrépido que hizo que los que no se hubieran despertado lo hicieran. Seguidamente, y sin dar tregua, vino Crying Lightning otra gran clásico que dio paso a The Hellcat Spangled Shalalala el segundo single de su último álbum Suck it and see, disco que mientras más escucho más me gusta y más ahora tras vivir algunos temas en directo.

Justo después pasamos a la parte del concierto que más me gusto, empezando con mi canción favorita del último trabajo Black Treacle, en la que desate a la fan que llevo dentro. En directo esta canción y She´s Thunderstorms, que tocaron casi al final, son impresionantes ya que cobran una fuerza arrolladora que no soy capaz de describir, acostumbrada a escuchar las versiones de estudio oírlas en directo fue toda una experiencia que de verdad os recomiendo.

Los grandes momentos del show, en mi opinión, llegaron con Brianstorm, I bet you look Good on the dancefloor y por supuesto con When the sun goes down que cerro el concierto antes de los bises. Estas tres nos hicieron saltar de lo lindo, son las clásicas del repertorio de los Artic. Las que no podían faltar y no lo hicieron, aquellas que sabes que nunca que te van a defraudar. Aunque para mí, el mejor momento fue durante Libray Pictures otro de los temas del último disco, con la iluminación más oscura y esa guitarra imparable auguro que se convertirá en otro de los clásicos de sus futuros conciertos.

El final me dejo un mal sabor de boca después de este gran concierto. Los bises fueron Suck it and see, Fluorescent Adolescent (que tampoco podía faltar) y 505 en la que subieron a colaborar miembros de Miles Kane. El problema fue que las guitarras sonaban demasiado altas, casi atronadoras, y era imposible hasta escuchar el sonido de la voz del vocalista. Un cierre un tanto pésimo para una noche redonda.

En general me encanto, de nuevo tengo la resaca post concierto y el dolor de piernas y brazo jaleador correspondiente. El ambiente fue estupendo ya que había gente de todos los tipos y estilos que os podáis imaginar: roquerillos, modernos, gafapastas, niñatas gritonas con una fuerza increíble en el cuello para mover ese pelazo… En fin, allí estábamos un elenco de personajes muy diferentes divirtiéndonos de lo lindo, y eso es lo que me parece más mágico de este grupo, que puede gustarle a cualquiera sin estar encasillados en ninguna definición.

Lo que más me gusto quizá, fueron las grandes pausas en los momentos oportunos de cada canción y que el señor Alex no se entretuviera mucho ni nos soltara un monólogo entre tema y tema. Venían a lo que venían, a darnos espectáculo y lo consiguieron. Yo particularmente si tuviera posibilidades correría hoy para verlos otra vez en Barcelona, pero como no va a poder ser… esperaremos y rezaremos para que vuelvan pronto a Madrid.

Deja tu comentario

Archivos